viernes, 15 de febrero de 2008

McCain recibe el apoyo de Romney, pero Huckabee sigue "erre que erre"

Tres victorias obtuvo John McCain en las primarías de los estados del Potomac. Sin embargo, no obtuvo unas victorias contudentes para ser el nominado 'de facto' del Partido Republicano. Mike Huckabee se está llevando casi por completo los votos de los más conservadores, un hecho que debería ser preocupante para la candidatura presidencial de McCain. Aunque claro de eso re pueden hacer varias lecturas.
  • Por los pronto me surge una pregunta (sociológica como siempre): ¿los conservadores no votarían a John McCain por el hecho ser un poco menos conservador? ¿preferírian votar a Obama?
  • La otra posibilidad, nada descartable, es que el voto conservador vire hacia el desencanto. Es decir, como no quieren ni a McCain, ni a Obama, ni a Clinton, pasarían a formar parte de ese misterio que se llama abstención. Eso daría la presidencia en bandeja al Partido Demócrata. Por eso la única opción de McCain es que vaya acompañado en la candidatura de alguien indudablemente conservadors. Y si es del sur, mejor. Y si es Huckabee, mejor que mejor. Y eso nos lleva a otro tema.

¿Cómo están las relaciones McCain-Huckabee? "Huckabee mantiene las cosas interesantes, un poquito demasiado quizás", afirmó McCain el pasado miércoles. Ignoro cómo son las relaciones entre ambos candidatos (nunca han sido demasiado malas), pero se intuye que McCain empieza a estar hasta los bemoles del pastor baptista. El GOP le pide que se retire ya, pero Huckabee dice que hasta que no haya perdido matemáticamente no lo deja. Y no es tonto, no.

Huckabee busca ser el número dos. El pastor sabe que un ticket McCain-Huckabee tiene posibilidades de victoria. Y no nos engañemos, McCain es mayor. Si es elegido presidente, es posible que no optara a la reelección debido a su edad. Huckabee estaría en una posición inmejorable para convertirse en presidente. Mientras tendría cuatro largos años para vender su carisma, cualidad que nadie puede negar de él.

El regalo de San Valentín de Romney. Ya decíamos en este blog que Mitt Romney es un hombre fiel a su partido. En vistas de la división que se puede dar en el GOP entre partidarios y detractores de McCain, el mormón ha corrido a ayudar al senador de Arizona para estabilizar la situación, a sabiendas de que su imagen atrae el voto conservador. Este endorsement no sólo tiene un alto valor ideológico para McCain, también es el regalo a priori de los 286 delegados que consiguió Romney hasta que se retiró.

McCain sólo se fija en Obama. Lo tiene claro. McCain cree que será Obama su contricante en la carrera presidencial. Los republicanos hace meses sólo hablaban de Hillary, pues ahora sólo hablan de Obama. McCain ha atacado su retórica y sus tópicos. Lo que parece ignorar que así le está haciendo un flaco favor a Obama. Ignorar la elección demócrata de momento sería lo óptimo, pues más igualdad los desgasta cada día más.

Resultados:

Virginia

  • John McCain 50%
  • Mike Huckabee 41%

Mariland

  • John McCain 55%
  • Mike Huckabee 29%

Distrito de Columbia

  • John McCain 68%
  • Mike Huckabee 17%

1 comentario:

Jordi P. dijo...

Sería la mejor opción tener a ambos en la candidatura republicana. Aunque se me hace difícil ver a Huckabee en un segundo plano.