miércoles, 24 de septiembre de 2008

El estratega McCain suspende su campaña para dedicarse a la crisis económica


Con las encuestas en contra, el republicano John McCain ha urdido una estrategia para que la crisis le favorezca en las elecciones en lugar de desfavorecerle como hasta ahora. "Mañana por la mañana, voy a suspender mi campaña y regresar a Washington". Con estas palabras, el candidato republicano a la presidencia de EEUU, John McCain, anunciaba a los periodistas que aparca temporalmente sus actos electorales por la crisis económica y pedía aplazar el primer debate con su rival demócrata, Barack Obama, previsto para este mismo viernes. La respuesta de Obama ha sido demoledora: "Un presidente va a tener que lidiar con varias cosas a la vez".
La Universidad de Misisipí, organizadora de este cara a cara, también ha dicho que el debate se celebrará, tal y como estaba previsto. El primero de los tres debates televisivos entre los dos candidatos se celebrará este viernes en la Universidad de Misisipí y tratará, fundamentalmente, de política exterior y asuntos de seguridad nacional. La Comisión de Debates Presidenciales le ha dado la razón a la institución mediante un comunicado: "seguimos con el plan de que el primer debate presidencial tenga lugar el viernes".

Obama rechaza el plan de McCain para aplazar el debate
"No hay razón para que no podamos estar solucionando este problema [la crisis] y decir a la gente americana nuestras posturas sobre otros temas [en los debates]. No es necesario pensar que sólo podemos hacer una cosa y no atender a nada más. Eso hace un presidente", ha dicho Obama durante una improvisada rueda de prensa en el hotel de Florida donde se prepara para el debate.
Según explicó el aspirante demócrata, se había enterado de las pretensiones de su rival por la televisión. Poco antes, ambos candidatos habían hablado por teléfono, a iniciativa de Obama, acordando emitir un comunicado conjunto sobre la crisis financiera de EEUU, con el fin de impulsar la aprobación del plan de rescate anunciado por Bush.
El debate, más importante que nunca
Actualmente, el plan atraviesa difíciles negociaciones en el Congreso, que es lo que ha llevado a McCain decidir suspender sus actos, viajar a Washington y concentrarse en la crisis. El republicano ha instado públicamente a "dejar la política temporalmente a un lado" y "mostrar patriotismo" buscando soluciones a la crisis. "Es hora de que ambos partidos estén juntos para solucionar este problema", ha dicho el senador por Arizona. "Si no actuamos, cada esquina de este país sufrirá [las consecuencias]. No podemos dejar que esto suceda". El aspirante republicano instaba a Obama a unirse a él.
La Casa Blanca acogía favorablemente el anuncio de McCain.
En su comparecencia, Obama ha coincidido en que la crisis financiera "no es un problema de republicanos o demócratas. Es un problema americano que necesita una solución americana". Sin embargo, no considera que haya que suspender ni el debate ni los demás actos de campaña. Ahora, dijo, "es más importante que nunca". "Este es exactamente el momento en que el pueblo estadounidense necesita oír más que nunca a la persona que dentro de poco más de 40 días va a estar a cargo de resolver este lío", afirmó.

Dudas sobre el plan de rescate

El rifirrafe entre McCain y Obama se produce en medio de las negociaciones entre republicanos y demócratas para materializar el plan de rescate de 700.000 millones de dólares (en torno a medio billón de euros) anunciado por Bush la semana pasada. En las últimas jornadas, la Casa Blanca, el departamento del Tesoro y la Reserva Federal han instado a los legisladores a la rápida aprobación de este plan.
Pero el candidato republicano no cree que el actual plan sea aprobado en el Congreso de EEUU —de mayoría demócrata— tal y como está ahora. "Está claro que no ha habido consenso para sostener el proyecto de la administración. No creo que el plan que está sobre la mesa sea aprobado en ese estado y el tiempo apremia", ha declarado. McCain instó a Bush a una reunión bipartidista de congresistas para intentar llegar a un acuerdo. Tanto él como Obama asistirían a la reunión.
Tanto McCain como su rival demócrata habían expresado sus dudas sobre el plan propuesto por la administración Bush.
Precisamente, en su intervención Obama mencionó que él y McCain habían llegado a un acuerdo sobre los puntos que debe de incluir el paquete de rescate financiero que se negocia estos días en el Congreso y que permitirá al Gobierno adquirir los activos no líquidos en manos de los bancos. Esos puntos incluyen la creación de un grupo independiente de supervisión y medidas para proteger a los contribuyentes. También se pide la elaboración de un plan para ayudar a los propietarios de viviendas en problemas y que el rescate financiero no recompense a los mismos ejecutivos de Wall Street responsables de la crisis.
Este miércoles por la mañana Obama llamó a McCain para pedirle que emitiesen un comunicado conjunto con el propósito de tomar un enfoque bipartidista en el plan de rescate. "A las 2:30 de esta tarde, el senador McCain devolvió la llamada del senador Obama y acordó unirse a él para emitir ese comunicado. Los dos candidatos están actualmente trabajando en los detalles", ha dicho un portavoz del aspirante demócrata. Sin embargo, en esa conversación no hablaron de la idea de McCain de suspender los actos de campaña. Poco después de la llamada, McCain hacía su anuncio pero de eso, dijo Obama, se enteró por televisión.