lunes, 20 de octubre de 2008

Colin Powell, ex secretario de Bush, ofrece apasionadamente su apoyo a Obama


Colin Powell, el ex secretario de Estado de George W. Bush, ha anunciado este domingo su apoyo al candidato demócrata Barack Obama. En una entrevista (en inglés) en el programa Meet the Press, de la cadena estadounidense NBC, Powell, un general retirado que criticó la invasión a Irak de 2003 después de dejar el cargo, ha confirmado su respaldo al candidato demócrata por encima de su compañero de partido, el republicano John McCain.
Tras meses de especulaciones, Powell ha citado la "habilidad para inspirar" y la "naturaleza inclusiva" de la campaña de los demócratas como uno de los factores para votar por Obama a la Casa Blanca."Él (Obama) tiene estilo y sustancia. Creo que es una figura transformadora", ha dicho Powell en la entrevista. "Obama mostró constancia, vigor intelectual. Tiene una forma definida de negociar, lo que nos hará bien". Cree que el senador por Illinois podría ser un "presidente excepcional"
El ex secretario ha dicho que cuestiona el juicio de McCain al escoger a la gobernadora de Alaska, Sarah Palin, como su candidata a la vicepresidencia, porque considera que ella no está lista para liderar el país, si se presentara la oportunidad.

"En particular, he llegado a conocer a Obama muy bien a lo largo de estos dos últimos años. Ambos son distinguidos americanos, patriotas, dedicados al bienestar de nuestro pais. Pero he expresado a McCain mi preocupación sobre el rumbo que ha adoptado el partido en los últimos años, al orientarse quizás un poco más a la derecha de lo que hubiera deseado", ha dicho.
El respaldo de Powell a Obama significa un duro golpe para McCain, sobre todo por la amistad de más de 25 años que une a los dos republicanos.
Ha agregado que se sentía decepcionado de algunas de las tácticas de la campaña republicana, al lanzar acusaciones contra Obama y sus lazos con el ex radical Bill Ayers.
Powell, quien fue el secretario de Estado de Bush entre el 2001 y el 2005, consideró lanzar su candidatura a presidente por el lado republicano a mediados de los 90.
"Creo que el senador Obama trae un conjunto fresco de ideas a la mesa. Pienso que el senador McCain, pese a estar dotado, esencialmente va a ejecutar la agenda republicana, la ortodoxia de la agenda republicana bajo un nuevo rostro y un acercamiento disidente, y será muy bueno en ello, pero creo que necesitamos algo más que eso".

Powell, quien estuvo al servicio como militar y funcionario de gobierno durante 40 años, ha dicho que no hará campaña por Obama y que no está buscando un puesto en una administración de Obama. Sin embargo, "siempre he dicho que si un presidente te pide hacer algo, tienes que considerarlo".
Según el diario The Washington Post, el respaldo de Powell tiene un enorme significado simbólico, ya que no sólo es un ex alto cargo de la administración Bush, sino que es la cara más visible en relación al manejo de la guerra en Irak.
Powell es uno de los ex funcionarios de Bush que aún mantiene una alta popularidad y en su momento, gracias a ello, fue la elección de Bush para defender la invasión de Irak ante Naciones Unidas. Desde entonces, Powell ha calificado esa posición como una "mancha" en su carrera y ha dejado bien en claro su decepción con el desarrollo de la guerra.